Experto aboga por definir la responsabilidad de los robots si son autónomos

Rebeca Palacios
Logroño, 19 may (EFE).- El experto en derecho tecnológico Alejandro Sánchez del Campo ha dicho a Efe que habrá que definir la responsabilidad legal de los actos de los robots cuando sean “autónomos e inteligentes”, algo que aún no ha ocurrido. Sánchez del Campo ha analizado la figura del abogado tecnológico en el VII Congreso Internacional de Tecnologías Emergentes y Sociedad (CITES) de la UNIR, que se ha celebrado en Logroño con la asistencia de 350 docentes e investigadores de toda España, Francia e Italia. Este profesional del área de innovación del despacho Garrigues ha explicado que la figura del abogado tecnológico supone “casi una revolución y una nueva manera de ver las cosas”, porque el derecho se tiene que posicionar en temas que cada día son “más complicados y novedosos”. Entre estos temas, ha citado si los robots tienen que tener derechos o cómo se regularán la inteligencia artificial y la manipulación genética. El tema de los derechos de los robots fue una propuesta que el Parlamento Europeo plasmó en un informe hace dos años, que “parte de la premisa de que los robots sean autónomos e inteligentes a un nivel que no existe que no existe a día de hoy”, ha recalcado. “Actualmente, son máquinas poco inteligentes, pero si se vuelven autónomos y consiguen hacer cosas para las que no hayan sido previamente programados, entonces habrá que definir quién responde de los actos de ese robot que actúa con autonomía”, ha reflexionado. Ha considerado “interesante” que el propio Parlamento Europeo plantee esta cuestión, por lo que habrá que debatir si la responsabilidad de los actos de un robot corresponden a su fabricante, algo que “no está claro”. Aunque este asunto “suena a ciencia ficción”, también muchos fenómenos que vivimos hoy nos lo parecían hace veinte años, cuando nadie utilizaba internet, ni compraba ‘on line’, no había teléfonos inteligentes, ni Google, “cosas que parecen que llevan toda la vida”. Este experto ha vaticinado “el desarrollo tecnológico va a seguir por el mismo camino, por lo que dentro de dos décadas usaremos cosas que hoy nos parecen realmente extrañas”. El legislador “ni está preparado ni lo va a estar” para avanzar en la regulación de todos estos cambios producidos en la sociedad en los últimos años, ha indicado. “Como no se puede esperar, hay que dar respuesta a todos estos fenómenos, si no lo hace el legislador, lo tendrán que hacer los jueces o los propios abogados”, ha precisado. En Estados Unidos están más habituados a no tener una norma para cada cosa, ha dicho, mientras que en España hay “cierto miedo” ante asuntos tan novedosos que no están regulados. Ha insistido en que “la norma ha de ir siempre detrás de la realidad, lo contrario sería bastante absurdo”. Entre los países más avanzados en regulación tecnológica, ha dicho que siempre se cita a Estados Unidos, Israel y Reino Unido, aunque él ha destacado a Estonia. Estonia es un país pequeño, con pocos recursos humanos y materiales, pero hace veinte años decidió hacer una apuesta “muy potente” por lo digital y hoy es una de las referencias a nivel mundial en administración electrónica, ‘blockchain’ y ha creado el concepto de residencia digital, ha relatado. En su opinión, no es necesaria la tecnología para innovar, porque innovar supone cambiar de “chip” y “abrir la mentalidad”. Por ello, ha defendido que, para innovar, se deben hacer cosas diferentes, hay que abrirse a nuevos perfiles, porque los abogados tienden a relacionarse solo con otros abogados y cada vez más el reto es salir del mundo legal e interactuar con otras disciplinas. También ha apostado por “entender mejor el mundo de las redes sociales y cómo se puede usar mejor la tecnología”, lo que requiere tener curiosidad más allá de la disciplina civil o penal.

EFE

rpi

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

Ir a la barra de herramientas