Adaptamed, espacios naturales frente al cambio climático
Adaptamed, espacios naturales frente al cambio climático

Madrid (EFEverde).- La conservación de la Naturaleza “ya no responde a un concepto estático, como si se tratara de las piezas de un museo”, ha advertido a Efe Regino Zamora, coordinador científico del programa Life Adaptamed, que estos días recibe la visita de técnicos de la Comisión Europea para analizar su evolución.

Esta iniciativa, liderada por el Centro de cooperación del Mediterráneo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN-Med) y financiada por la Unión Europea, es “pionera, porque busca adaptar la conservación de los ecosistemas mediterráneos más vulnerables al cambio climático a esta realidad”. El programa incluye una serie de acciones concretas para regenerar Doñana, Cabo de Gata-Níjar y Sierra Nevada para que, de esta manera, puedan “seguir proporcionando servicios ambientales a la sociedad”.
En estos puntos se están aplicando ya “medidas de gestión adaptativa que aporten facilidades a los ecosistemas para responder ante los efectos del cambio climático”, ha explicado a Efe Javier Cano, coordinador técnico del proyecto.
Se trata de “actuaciones de carácter forestal” para incrementar la resiliencia de los servicios ecosistémicos que brindan estos espacios protegidos, los cuales constituyen “un foco importante de conservación, a la vez profundamente transformado por las actividades humanas”.
La regeneración natural permitirá recuperar o mantener servicios ambientales cuantificables como la fijación de carbono, la retención de suelos, la polinización o la resistencia ante la sequía y, de esta forma, “combatir el cambio global”.
El coordinador de Life Adaptamed ha justificado la elección de Andalucía como escenario para el desarrollo del programa por “su diversidad ecológica, que ofrece desde zonas semiáridas como el Cabo de Gata hasta un humedal costero como Doñana, pasando por los ricos ecosistemas de alta montaña de Sierra Nevada”.
El equilibrio de estos espacios protegidos “está en riesgo por culpa del cambio climático global”, ha insistido Zamora, pero también por una conservación insuficiente. Así, ha citado la actuación en monocultivos de pino que “se plantaron hace 60 años para retener suelo y luego fueron abandonados”, lo que a día de hoy ha generado una “mayor densidad forestal bajo la cual sólo hay suelos marrones”, más que auténticos ecosistemas.
Otra intervención contra la desertización se desarrolla en Almería gracias a la preservación del azufaifar, “un arbusto singular que casi representa la única vegetación en la zona”, por lo que “su conservación es una prioridad para el proyecto Life Adaptamed”, ha señalado Cano.
Para este experto, “anticiparse y detectar las señales de cambio de cambio global en las áreas más vulnerables” es clave para plantear soluciones de futuro ante un problema que en Europa “afecta especialmente a la región mediterránea.” La pluralidad de escenarios de este proyecto facilitará uno de sus objetivos, que pasa por la “transferibilidad de resultados” para extender a otras regiones españolas y europeas las medidas que hayan probado su eficacia en el fortalecimiento de los ecosistemas.
EFE mml/ppm

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

Ir a la barra de herramientas