Crónicas

Hay ocasiones en que todos hablamos de la soledad de los mayores. Suele coincidir con la noticia del descubrimiento fortuito del cuerpo sin vida de un hombre o una mujer, solo o sola en su vivienda. En algunos casos, llevaban años fallecidos. Es entonces cuando solemos preguntarnos: cómo es posible que nadie les echara de menos, que nadie les echara en falta, que nadie se preguntara por ellos o ellas… En la mayoría de los casos, probablemente, los vínculos y las relaciones sociales de esos hombres y mujeres habían desaparecido o nunca existieron. En algunos casos, esos hombres y mujeres, seguramente vivían en una soledad no deseada que les arrastró al aislamiento y el olvido.

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=j7_N4sFL3T8

Por Alfonso Durán Muñoz

Mis hobbies son la música e internet. Me encanta pasear y viajar. Supongo que mis gustos e intereses serán de lo más común, nada novedosos, pero... me gusta decir la verdad. ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *