Biodiversidad amenazada

Los buscadores de oro ilegales amenazan el Parque Nacional del Manu en Perú, un espacio natural Patrimonio de la Humanidad. En ningún otro lugar de la Tierra conviven tantas especies de animales y plantas silvestres. Pero ahora están en peligro.

El Parque Nacional del Manu, en Perú, es un centro neurálgico de la biodiversidad, por eso fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO hace treinta años. El diez por ciento de todas las especies de aves conocidas en todo el mundo tienen aquí su hogar. Papagayos multicolores y minúsculos colibríes se encuentran entre sus habitantes más conocidos. Jaguares y tapires merodean por los bosques, mientras que nutrias gigantes y caimanes cazan en sus aguas. El Parque Nacional del Manu supera un desnivel de casi 4000 metros entre las estribaciones orientales de los Andes y las tierras bajas del Amazonas. Montañas, bosques de sierra y una enorme selva tropical caracterizan la región. Esta excelencia y la protección existente deberían ser suficientes para preservar el área. Pero la crisis financiera y el bajo nivel resultante de las tasas de interés hicieron que banqueros y particulares busquen inversiones de capital a prueba de crisis: ¡el oro! Desde entonces, decenas de miles de buscadores de oro ilegales se acercaron al entorno del parque nacional; la selva está siendo talada y el hábitat de los animales está a punto de desaparecer. Para extraer el metal precioso se utiliza mercurio, contaminando los ríos y envenenando tanto la vida salvaje como a los seres humanos. Lo que queda es un paisaje lunar inhabitable. Otra amenaza son las plantaciones ilegales de arbustos de coca, que se utilizan para extraer cocaína para el tráfico de drogas. El resultado es una mayor destrucción de la selva tropical y la propagación de la violencia. El paraíso se ve amenazado, pero las estructuras de la mafia y la corrupción dificultan la intervención de las autoridades.

Por Alfonso Durán Muñoz

Mis hobbies son la música e internet. Me encanta pasear y viajar. Supongo que mis gustos e intereses serán de lo más común, nada novedosos, pero... me gusta decir la verdad. ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *